El pontífice recibió esta mañana la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus, tres semanas después de la primera, en el atrio del aula Pablo VI, que ha sido acondicionada para la campaña de vacunación del Estado Vaticano, indicó el portavoz Vaticano, Matteo Bruni

La dirección sanitaria y de Higiene de la Ciudad del Vaticano reservó cerca de 10.000 vacunas de compañía farmacéutica Pfizer para su campaña de vacunación, que comenzó el pasado 13 de enero, cuando Francisco recibió la primera dosis, entre sus cerca de 3.000 empleados y 800 residentes

Como en el resto de países, los primeros en ser vacunados fueron el personal sanitario y los ancianos.

El papa Francisco ya había adelantado que se vacunaría en una entrevista realizada antes de recibir la primera dosis.

“Creo que éticamente todo el mundo tiene que vacunarse. Es una opción ética porque concierne a tu vida, pero también a la de los demás”, destacó entonces Francisco.

El papa Francisco aseguró que está muy decidido a viajar a principios de marzo a Irak, como “pastor de las personas que sufren”.

En el caso de que las autoridades impongan a los iraquíes de seguir su visita por televisión debido a la pandemia, el papa considera que de todo modos podrán “ver que el pontífice está en sus tierras”.

Sin embargo, reconoció que el viaje se pondría en duda en caso de un brote severo de COVID-19 en ese país

Francisco anunció a principios de diciembre que viajaba Irak del 5 al 8 de marzo, su primera gira internacional desde el inicio de la pandemia del coronavirus, para una visita histórica a uno de los países que más han sufrido por las guerras y el COVID-19.

Irak tiene actualmente menos de 10 muertes y unos cientos de contagiados por día, frente a los miles de hace unos meses.