La iniciativa, organizada por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización e ideada por “expreso deseo” del papa, se desarrollará durante todos los días de mayo en “todos los santuarios del mundo”, informó este martes el Vaticano.

El papa Francisco inaugurará y clausurará personalmente esa cadena de oración por el fin de la pandemia el primero y el 31 de mayo. 

El pontífice argentino eligió un versículo emblemático del Nuevo Testamento, que relata los comienzos de la comunidad cristiana, y se refiere al valor de la oración ante las peores desgracias.

La oración será transmitida todos los días en directo desde un santuario por los canales oficiales de la Santa Sede a las 9:00 p.m. (hora colombiana).

En mayo del 2020, al término del primer confinamiento en Italia, el pontífice instó a todas las religiones del mundo a rezar por ese mismo objetivo.

Cuando estalló la pandemia del coronavirus en Italia, en marzo de 2020, Francisco acudió a una iglesia romana para rezar ante un crucifijo considerado milagroso y procesionado en la “Gran Peste” de 1522.