Es una cosa de niños. El niño de 5 años, enfadado, fue a su casa por un cuchillo“, según un investigador.

Herido a la altura de la ingle, el adolescente fue alcanzado en la arteria femoral.

Mientras yacía en el suelo y perdía mucha sangre, los transeúntes alertaron a una patrulla de policías. Uno de los oficiales intervino rápidamente para detener la hemorragia a la espera de los servicios de emergencia.

El niño fue operado y está fuera de peligro. Hoy (viernes) continúa hospitalizado.

El pequeño de 5 años deberá ser objeto de una acción de seguimiento social, según las autoridades.