De acuerdo con el diario El Mundo, Cabrujo ya había terminado su jornada de trabajo, pero se quedó en la playa jugando voleibol. El acceso al agua estaba restringido a los bañistas con bandera amarilla. Sin embargo, la salvavidas vio a los lejos, unos 200 metros de la orilla, a un niño que se estaba ahogando.

Aunque no tenía sus artículos de rescate, porque ya estaban bajo llave, la argentina arriesgo su vida y se adentró en el picado mar para salvar la vida del senegalés de 10 años de edad, que según contó después llevaba más de una hora tratando de mantenerse sobre el agua, explica el mismo medio.

Cabrujo dedujo que no iba lograr sacarlo sola, por ello decidió llevarlo hasta una boya y esperó hasta que llegaron refuerzos, que los llevaron a la arena.

El niño se desmayó apenas tocó los brazos de la latina y cuando despertó unos minutos después le preguntó si estaban vivos y si iban a morir ahí, en medio del agua y también la frase que la marcó: “Pensé que no me ibas a sacar porque soy negro”, a lo que ella respondió:

“O salimos los dos o nos ahogamos los dos”, dijo Macarena a El Mundo.

15 minutos más tarde llegó una lancha con otros socorristas y llevaron al africano de 10 años a la orilla para practicarle primeros auxilios, jalados por un aro salvavidas debido a que no pudieron subir a la embarcación por lo picada que estaba el agua, detalla el rotativo español.