De acuerdo con el portal local News.com.au, el siniestro ocurrió exactamente en la autopista Princes Highway, en la intersección de la calle Bestic, en el suburbio de Rockdale, al sur de la ciudad australiana.

Según el relato del medio australiano, Rojas López iba en el puesto del copiloto en el vehículo de su Sara alrededor de las 9 de la noche, luego de que salieron de su clase de inglés, motivo por el cual el bumangués estaba en ese país, perfeccionando el idioma.

Cruzando la autopista, un hombre de 25 años, que conducía una camioneta Volvo, se pasó el semáforo en rojo y los embistió, mandándolos a una zona de construcción con una profundidad de 15 metros, aproximadamente, detalla ese portal.

Alfonso fue la única víctima mortal del accidente de tránsito. Su amiga Sara, de 24 años, y el sujeto que provocó el siniestro, sobrevivieron y fueron trasladados con diferentes contusiones al Hospital St. George, indica News.

El diario El Tiempo, por su parte, dialogó con la familia de Rojas López, quien había llegado a Australia el 19 de noviembre de 2018, luego de terminar sus clases de Finanzas en las Unidades Tecnológicas de Santander.

Angello Santiago López Rojas, hermano menor de Alfonso explicó a ese rotativo que, además, de la tristeza, viven un drama porque no tienen dinero para repatriar el cuerpo. “Hablamos con una canciller allá y dijeron que nos llamaban pero no se han comunicado, no nos dan solución y nos tocó contratar un abogado en Australia”.

Traer el cuerpo hasta Colombia valdría alrededor de 40 millones de pesos, según El Tiempo, y además habría que sumarle los tiquetes de un familiar, porque los restos no pueden viajar solos.

No tenemos recursos, estamos buscando ayuda para poder traerlo, ha sido un shock muy grande para la familia”, señaló Sandra Rojas, tía de Alfonso, al diario nacional.