Aunque el hecho se presentó hace un par de semanas en la ciudad de Oakland, estado de California, la familia de Na’vaun celebra por estos días que salió del estado de coma en el que se encontraba y que se recupera satisfactoriamente, publica la cadena CNN.

La pistola que encontró el menor pertenecía a Terrence Wilson, quien no tenía permiso de portar armas de fuego al tener antecedentes de delitos grave. Ahora, la fiscalía lo acusa de posesión ilegal de armas y abuso infantil, explica el medio estadounidense.

Ramon Price, abuelo materno de Na’vaun, señaló al canal que el acto, por omisión, del amigo de la familia fue completamente irresponsable: “Y, desafortunadamente, fue mi nieto el que pagó el precio final”.

El disparo no fue mortal y Na’vaun fue trasladado al hospital más cercano, donde estuvo varios días debatiéndose entre la vida y la muerte, pero ahora, aunque no puede hablar, “se está moviendo, está abriendo sus ojos, bostezando, tosiendo, moviendo sus manos y piernas, qué cambio tan milagroso“, publicó en Facebook, recientemente, Price.

Na’vaun Jackson es el quinto integrante de la familia que se ha visto involucrado en situaciones con armas de fuego. Lamentablemente, los demás parientes si fallecieron, explica CNN. Nathan Jackson, papá de Na’vaun, perdió a tres hermanos por violencia con armas de fuego entre 2010 y 2018. Mientras la mamá, Brijjanna Price, también perdió a su hermano en 2012.

“Hay más personas portando armas que libros… Necesitamos tener más medidas preventivas (las personas deben saber) cómo almacenar las armas adecuadamente y la importancia de tener una pistola… Se supone que las armas deben usarse para protección y si crees que necesitas una pistola cargada en tu casa, entonces hay algo mal”, señaló a CNN Ramon Price.