De acuerdo con el diario Liverpool Echo, Autumn tuvo una gran reacción cuando su madre, Nicola Collins, de Birkenhead (Inglaterra) sufrió un ataque de epilepsia el pasado 28 de octubre cuando cocinaba algo para la cena.

Cuando cayó repentinamente al piso, lejos de asustarse, la menor corrió por una almohada, que colocó debajo de la cabeza de su madre y luego fue a buscar el celular que se había caído al lado de un sofá, indica el mismo medio.

Autumn recordó fácilmente la clave de desbloqueo del ‘smartphone’ y llamó de inmediato a la mejor amiga de su madre, llamada Laura, señala el rotativo británico.

Quien contestó fue la sobrina de Laura, sin embargo la niña de 5 años le pidió ayuda de inmediato: ¿Puedes decirle a Laura que mi mamá está teniendo un ataque?”.

La amiga de Nicola, que vive a unas cuadras, se apresuró para ayudar, pero la casa estaba con seguro, por lo que la menor tuvo que actuar de nuevo y encontrar las llaves.

“No sabe deletrear pero escucha cuando hablo con Laura y reconoce las palabras. Recordó mi contraseña y entró en mis contactos telefónicos y llamó a mi amiga… Laura dijo que sonaba muy valiente y tranquila por teléfono. Luego subió, pero las llaves no estaban en la puerta, así que Autumn encontró las llaves y las puso en el buzón para abrir la puerta”, explicó Nicola Collins a Liverpool Echo.

La mujer de 42 años sufre de convulsiones ausentes, como consecuencia de su epilepsia, desde que es una niña y esta fue grave, por lo que fue trasladada en ambulancia al Arrowe Park Hospital, donde pasó la noche, agrega ese diario.

“No puedo creer que fue y encontró mi teléfono, quitó el código, entró en mis contactos y llamó a mi amiga… Estoy tan orgulloso de ella, me salvó la vida. Ella ha sido realmente buena, debe haber sido tan aterrador para ella”, finalizó la orgullosa madre, que de no haber recibido la oportuna ayuda de su pequeña hija podría haber muerto.