Jade relató en su blog que el crucero en el que ya lleva dos meses encerrado está atracado en un puerto de Manila, en Filipinas, luego de que la empresa para la que trabaja llegara a un acuerdo con el gobierno de ese país, pues casi ninguna nación quería recibirlos, a pesar de que a bordo no hay ningún caso confirmado de COVID-19.

Al inicio de la pandemia no se preocupó, tomó las cosas con calma y empezó a subir un video diario a su cuenta de Facebook haciendo ‘covers’ para pasar de la mejor manera el aislamiento y para generar entretenimiento entre sus seguidores.

Sin embargo, con el paso de los días, la situación de Juan Jade no es la misma y espera que pronto cambie, pues ya extraña a su familia, sobretodo a sus 3 hijos.

“La crisis del coronavirus me agarró mientras estaba a bordo del crucero Pacific Explorer. Quedamos a bordo más de 600 miembros de tripulación sin la posibilidad de abandonar el barco y en absoluta incertidumbre acerca de nuestro futuro laboral y nuestro posible regreso a casa”, cuenta el músico en el blog que título ‘Odisea en el Mar’.

Jade agrega que para hacer más llevadera la fea situación, hace a bordo actividades para mantenerse activos y que incluso organizaron una emisora, en la que tiene un programa de rock y por medio de la cual está en comunicación con sus colegas de aislamiento.

El bogotano le da muchísima importancia a estas actividades, pues en su crucero se enteraron de que el gremio ya ha sufrido suicidios en medio de la pandemia generada por el coronavirus y muchos de los tripulantes dicen que viven en medio de una tortura psicológica.

“Han pasado más de 2 meses ya y mientras escribo este relato soy el único músico que queda a bordo, mi contrato laboral terminó oficialmente hace días, y aunque tengo la fortuna de contar con alimentación y un lugar donde dormir asegurado, el sueño se hace difícil de conciliar, la ansiedad se hace presente y por momentos la esperanza flaquea. No veo el momento de ser llamado a abordar rumbo a mi casa”, detalla Juan Jade en su blog.

Por último, el músico hace un llamado desesperado a las autoridades colombianas para que lo ayuden a regresar al país: “Debo decir que el apoyo por parte de los entes gubernamentales colombianos ha sido prácticamente nulo y que nos sentimos en gran medida abandonados, tengo entendido que otro grupo grande de trabajadores colombianos a bordo de un crucero de otra compañía fueron trasladados en barco hasta Cartagena y el Gobierno no les permitió la entrada”.

“Espero que alguien pueda interceder por los compatriotas que como yo estamos esperando volver a casa a reunirnos con nuestros seres queridos, necesitamos soluciones ya, nuestras familias nos esperan”, finalizó.