El hombre aseguraba que podía curar el COVID-19 con sus manos, por eso, unas semanas atrás, varios pacientes se congregaron en la Iglesia Kingship International Ministries, de la que él es fundador, informó Daily Mail citando medios locales.

Los seguidores de Ndifor comenzaron a llamarlo “profeta” por su supuesta habilidad curativa, y el sábado pasado (día de su muerte), muchos de ellos se reunieron afuera de su casa, indicó el diario británico.

Los seguidores de este pastor “cantaron y oraron por su resurrección durante todo el fin de semana”, reportó el mismo rotativo y agregó que si bien aún hay cientos de personas que creen en Ndifor, también existen unas pocas que abrieron los ojos luego de la muerte del pastor.

Por ejemplo, uno de ellos se preguntó lo siguiente, según el medio:

“Si la persona que afirma que cura el COVID-19 está muerta, ¿qué pasa con los demás afectados por el coronavirus?”.