De acuerdo con el diario El Mercantil Valenciano, la donación de comida por la que multaron el restaurante ocurrió a mediados del pasado mes de marzo, un par de días después de que se declarara estado de alarma en la zona por la pandemia del coronavirus.

Javier Martínez, dueño de La Lusitana Tasca, explicó mediante un video compartido en la página de Facebook del restaurante que se quedó con un montón de comida almacenada y por eso quiso donarla, compartirla a familias necesitadas.

“El día 17 de marzo realizamos el reparto de 84 raciones de comida, manteniendo todas las normas de seguridad. Cuando terminamos, se presentó la policía local con un tono amenazante, diciendo a una voluntaria que no pasara de buena samaritana y amenazándome a mí con que me iban a cerrar el negocio”, indicó Martínez.

Un mes más tarde, agrega El Mercantil Valenciano, empezaron a llegar las multas. 3.001 euros de multa al dueño del restaurante y 600 euros a cada una de sus dos colaboradoras más cercanas.

Esta notificación tomó por completa sorpresa al dueño del restaurante, pues, según él, en el acta policial de ese día quedó registrado que estaban repartiendo comida a familias necesitadas y sin recursos.

“Nos negamos absolutamente a hacer el pago de estas sanciones… Quiero denunciar el abuso de autoridad y que el ayuntamiento de Valencia se dé cuenta de que esto ha sido totalmente un error. Lo que hemos hecho es ayudar a personas que no tenían nada que comer”, agregó Martínez en el video.

Esta noticia indignó a los habitantes del barrio Cabanyal, que apoyan a Martínez y su restaurante. Un vecino explicó que el lugar se utilizó durante toda la pandemia como centro de acopio de alimentos que mucha gente donó, incluso desde el exterior.

La situación hizo que hasta el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se pronunciara en su Twitter y sentara posición contra la “injusta” sanción a La Lusitana Tasca.

“No. No tiene ningún sentido multar a quien reparte solidaridad. Parece que la sanción tuvo lugar en los primeros días de confinamiento, cuando las indicaciones de las autoridades sanitarias estaban definiéndose. Se revisarán los hechos y se actuará conforme a ley y a la lógica humanitaria”, expresó el burgomaestre.

El restaurante escribió en su cuenta de Facebook que se sentía halagado y agradecido por el apoyo y difusión que las personas le estaban dando a su caso, que califica de “injusticia”. “GRACIAS. De momento no hemos recibido ningún comunicado por parte del Ayuntamiento para decir que quitan la sanción”, lamentó el establecimiento.