Personal de seguridad se dio cuenta de lo que pasaba al inspeccionar una maleta de mano “de gran tamaño” que ella cargaba. En ese momento, la estadounidense mostró su pasaporte, pero no presentó ningún documento que identificara al bebé, informó CNN.

Cuando fue detenida, hacia las 6:20 de la mañana de este miércoles, ella manifestó que era la tía del niño; sin embargo, no proporcionó “ninguna evidencia” de su supuesta relación familiar, agregó la cadena de noticias.

Sobre el bebé, el Philippine Daily Inquirer señaló que el pequeño es un varón y goza de “buena salud”.

De acuerdo con ambos medios, el caso quedó a cargo de la División de Lucha contra la Trata de Personas, de la Oficina Nacional de Investigación de Filipinas.