En la noche del pasado 15 de mayo, ella lo regañó y le dio una medicina para hacerlo dormir; sin embargo, el niño se despertó hacia las 2 de la mañana, lo que terminó de exasperarla, informó G1.

En ese momento, la mujer tomó una soga que ató en el cuello de su hijo —identificado como Rafael Mateus Winques— y empezó a estrangularlo; poco después, cuando vio que ya no se movía, cogió una bolsa y se la puso en la cabeza, indicó el mismo medio.

En seguida, Dougokensk arrastró al niño hasta la casa de un vecino que en aquel instante se encontraba vacía y lo puso en una caja, indicó el periódico Zero Hora.

El director de investigación del Departamento de Homicidios, el delegado Eibert Moreira Neto, aseguró que la madre del niño tenía “un comportamiento perfeccionista y metódico”, y el hecho de que su hijo estuviera en la etapa de preadolescencia la llevó “a perder el control”, recogió el diario brasileño.

Último Segundo señaló que actualmente la madre enfrenta un juicio por asesinato intencional con los agravantes de motivos inútiles, asfixia y la imposibilidad de defensa.

Según el mismo portal, la mujer también tendrá que responder por haber tergiversado la información, debido a que ella había reportado falsamente la desaparición de su hijo.

Ahora, ella enfrenta una condena de hasta 30 años de cárcel, concluyó el medio.