La autopsia del cadáver reveló que había niveles demasiado altos de tetrahidrozolina, un componente “utilizado para aliviar el enrojecimiento de los ojos”, informó NBC News.

La mujer fue arrestada en agosto del año pasado, después de un mes de la muerte de su esposo, y confesó haberle administrado la sustancia a Delvalle sin su conocimiento, indicó el medio. Ella también dijo que no quería asesinarlo, sino que solo pretendía enfermarlo, agregó la cadena de noticias.

“Después de descubrir que las gotas para los ojos eran la causa de la muerte, intenté quitarme la vida también. No podría vivir con la idea de haber hecho algo tan terrible”, manifestó la mujer en la corte, según NBC.

Aunque el caso se remonta a hace año y medio, Clayton hasta ahora recibió sentencia: pagará 25 años de cárcel bajo el delito de homicidio voluntario, señaló el mismo medio.

De acuerdo con WCNC-TV, dos años antes del envenenamiento, la mujer ya había atentado contra la vida de su esposo. En ese entonces, ella le disparó en la parte posterior de la cabeza con una ballesta y les aseguró a las autoridades que se trató de un accidente, concluyó el canal de televisión.