La agresora grabó el sufrimiento del animal y publicó el video en ‘historias’ de Instagram, ante lo cual varios internautas horrorizados alertaron a las autoridades, informó La Vanguardia.

En su página web, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) aseguró que denunció ese contenido ante la Guardia Civil y la Policía Nacional, “con la esperanza de que se haga justicia y se le retire la custodia del animal” a la mujer.

De acuerdo con Pacma, la salsa tabasco causa gran picor en las personas, “pero su efecto es mucho mayor en los perros” debido a que tienen un olfato más desarrollado:

“Mientras que un ser humano tiene unos 5 millones de receptores olfativos, un perro puede llegar a los 300 millones”.

A través de Facebook, Pacma sostuvo que “es intolerable que se maltrate animales y se suba a redes sociales con total impunidad, como si fuese algo gracioso”.