Por razones desconocidas, el hombre atacó a los peatones y también trató de “atacar a otras víctimas que lograron evitarlo”, dijo la fiscal Laure Beccuau en una rueda de prensa.

Según el alcalde de Villejuif, Franck Le Bohellec, el fallecido es un residente de la comuna, de 56 años.

El agresor intentó escapar pero fue alcanzado mortalmente por disparos de policías de la brigada de lucha contra la delincuencia en la comuna vecina de Hay les Roses, indicaron las fuentes.

Según fuentes coincidentes vinculadas al caso, el agresor, identificado como Nathan C. y nacido en Lilas (Sena-San Denis), sufría de “trastornos psicológicos” y no era conocido por radicalización. Sin embargo, se encontró una bolsa de su propiedad “a varios centenares de metros” del lugar del ataque, que contenía su tarjeta bancaria y “elementos religiosos”, “que dejan pensar que se había convertido al islam”, según la fiscalía.

“Huyó hasta el centro comercial de Hay les Roses, donde tenía la clara intención de continuar sus agresiones”, declaró el alcalde de esa comuna, Vincent Jeanbrun, a una cadena de televisión. “Afortunadamente, la policía fue alertada rápidamente y pudo llegar muy pronto al lugar y neutralizarlo con un disparo”, añadió.

Este ataque se produce cuando Francia vive bajo una amenaza terrorista constante, y a pocos días del quinto aniversario de los atentados yihadistas contra el periódico satírico Charlie Hebdo y de una tienda Kosher de la cadena Hyper Cacher, los días 7 y 9 de enero de 2015.

En 2019, la justicia antiterrorista se ocupó de tres ataques: un apuñalamiento en marzo de dos guardias de la prisión de Condé sur Sarthe (noroeste de Francia) por un detenido radicalizado, Michael Chiolo; un atentado con paquete bomba frente a una panadería de Lyon (centro este) en mayo, que hirió a 14 personas; y un ataque en la prefectura de policía de París, que causó cuatro muertos el 3 de octubre.

Si se incluyen estas cuatro víctimas, la ola de atentados en Francia ha causado 255 muertos desde principios de 2015. Desde 2013 se frustraron 60 atentados, el último a finales de septiembre, según el ministerio del Interior.