Saoirse Kennedy Hill era nieta del histórico líder demócrata Robert ‘Bobby’ Kennedy, quien  fue asesinado cuando buscaba la presidencia de Estados Unidos en 1968; cinco años después del asesinato de su hermano, el presidente John F. Kennedy.

El diario The New York Times, citando fuentes de la familia, dijo que los servicios médicos de emergencia fueron llamados al complejo residencial en donde vivía Kennedy Hill. De allí fue  llevada a un hospital en donde fue declarada muerta, informó el periódico.

Nuestros corazones están destrozados por la pérdida de nuestra amada Saoirse“, dijo la familia Kennedy en una nota divulgada por medios estadounidenses.

Cuando cursaba estudios secundarios, Kennedy Hill escribía para el periódico de su colegio sobre sus batallas contra la depresión y problemas mentales.

Pese a las tragedias que la persiguen desde hace décadas, la familia Kennedy permanece activa en la política estadounidense.