De acuerdo con el diario The Mirror, en Irlanda, de donde es la víctima, existe la Ley de Clare, también conocida como Plan de divulgación de abuso doméstico, que permite a las personas averiguar si su pareja tiene un pasado violento o abusivo y que se creó en el 2009 luego del asesinato de Clare Wood por parte de su novio.

Rosie empezó a desconfiar de su pareja de tan solo un mes luego de que una exnovia de este le comentara en fotos publicadas en sus redes sociales: “Serás la próxima”. Por ello, acudió a las autoridades para solicitar los antecedentes de Topping, de 25 años, pero nunca los alcanzó a ver, explica el mismo medio.

Lastimosamente para la irlandesa, el hombre había estado en la cárcel por violencia y antecedentes de abuso de alcohol y drogas. Aunque el cruel asesinato ocurrió el pasado mes de febrero, hasta ahora se conoció que había pedido los datos judiciales y penales del asesino, detalla el rotativo británico.

Topping  y Darbyshire  discutieron en la calle luego de tomar unas copas en la casa de la mujer. El sujeto perdió la cordura y la acribilló con una varilla, dejándola muerte en el piso y con más de 50 contusiones alrededor de todo el cuerpo, indica The Mirror.

“Nunca mencionó que fuera agresivo con ella. De hecho, dijo que la entendía, que la dejaba ser ella misma”, dijo la mamá de Rosie, Andrea Darbyshire, a ese diario.

Aunque la familia de la víctima no crítica la actuación de la policía en este caso, si busca apoyo de la ciudadanía para firmar una petición en la plataforma Change.org para reducir el período de 35 días permitido para responder las consultas de Ley de Clare. Si esta llega a 100.000 firmas, tendrá que ser debatida en el Parlamente, expone el medio inglés.

La Ley de Clare es algo increíble, pero necesita endurecerse”, señaló, por su parte, Eleanor, hermana de la mujer asesinada.