Aunque Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) registró una actividad sísmica de 6,8 grados, el servicio sismológico indonesio, BMKG, calibró por su parte la magnitud del seísmo en magnitud 7,4, y por ahora se desconoce por el momento si puede haber heridos o fallecidos.

Además, localizaron el hipocentro del movimiento telúrico a unos 90 kilómetros al suroeste de la provincia de Banten, en Java, y a 42 kilómetros de profundidad.

Además, BMKG advirtió que un posible tsunami podría producir olas de hasta tres metros de altura en varias zonas de las islas de Java, Sumatra y Panaitan, por lo que pidió a la población de esos lugares que se trasladasen a zonas elevadas.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica con 127 volcanes en activo en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

En septiembre del año pasado, un terremoto de magnitud 7,5 sacudió la isla de Célebes y originó un tsunami que causó más de 2.000 muertos y 200.000 desplazados en las poblaciones de Palu y Donggala.