Este domingo, la organización que le practicó la autopsia al animal, de 20 toneladas y de aproximadamente 7 metros, publicó varias fotos de lo que encontraron y es alarmante, denunció en su página de Facebook Luskentyre Beach – Isle of Harris, que también se encarga de mantener la playa de libre de basura.

Los trabajadores del Scottish Marine Animal Stranding Scheme (SMASS), que recopila datos sobre animales marinos varados en Escocia, descubrieron una enorme bola de escombros en el estómago de la ballena, publica por su parte la cadena CNN.

Entre los escombros hallados, que según SMASS provienen del “sector de la construcción y la pesca”, había grandes pedazos de red, vasos de plástico y tubos, añade el medio estadounidense.

La organización que practicó la autopsia indicó en un comunicado que no encontraron evidencia contundente que confirmara que la basura hubiera bloqueado los intestinos del cachalote, pero sí señaló que “esta cantidad de plástico en el estómago es horrible, debe haber comprometido la digestión y sirve para demostrar, una vez más, los peligros que la basura y las redes de pesca perdidas o desechadas pueden afectar a la vida marina“.

Por su gran peso, la ballena no pudo ser movida del lugar y por ello decidieron enterrarla en la playa, finaliza CNN.