“Es mi deber informar que he recibido el diagnóstico de infección por COVID-19. Aun cuando me encuentro en buenas condiciones generales, debo cumplir con el aislamiento y los cuidados necesarios a fin de superar el cuadro viral”, escribió Rodríguez en Twitter, sumándose a la lista de contagiados con coronavirus que hacen parte del círculo próximo a Nicolás Maduro.

El anuncio se produce un día después de que el propio Rodríguez ofreciera un balance, vía telefónica, sobre los contagios por COVID-19 que han subido de manera exponencial desde junio.

Venezuela, con 30 millones de habitantes, alcanzó este miércoles los 29.088 contagios y 247 decesos, superando por segundo día consecutivo los 1.000 casos diarios confirmados, indicó la vicepresidenta Delcy Rodríguez en Twitter.

Las cifras ofrecidas por el régimen son cuestionadas por la oposición venezolana y organizaciones como Human Rights Watch, al considerar que existe un subregistro que oculta la verdadera situación de la pandemia en la otrora potencia petrolera.

El pasado 9 de julio, Diosdado Cabello, considerado el número dos del chavismo, fue el primero de varios dirigentes oficialistas que informó haber contraído el virus. Le siguieron el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, y el gobernador del estado petrolero de Zulia (oeste), Ómar Prieto, entre otros.

En Venezuela, golpeada por seis años consecutivos de recesión y la inflación más alta del mundo, se decretó un “estado de alarma” desde mediados de marzo que da sustento legal a la cuarentena, cuyo cumplimiento implica la restricción de actividades económicas.