La pareja, una de las más adineradas de Canadá, voló la semana pasada en un avión privado hasta la comunidad indígena de Beaver Creek (frontera con Alaska) para obtener la vacuna contra el coronavirus sin respetar las regulaciones de ese país, informó CNN.

John Streicker, ministro de Servicios Comunitarios de Yukon, aseguró en un comunicado que los Baker llegaron el 21 de enero a una clínica móvil y afirmaron ser trabajadores de escasos recursos, con el fin de recibir el tratamiento de manera prioritaria.

“Estoy indignado por este comportamiento egoísta, y porque la gente elije poner en riesgo a sus compatriotas. Los informes alegan que estas personas fueron engañosas y violaron las medidas para su propio beneficio”, precisó en declaraciones recogidas por el informativo.

Aunque la pareja despertó algunas sospechas, finalmente fueron vacunados contra la enfermedad respiratoria. Luego de recibir el biológico, el adinerado matrimonio dejó la comunidad indígena, agregó la cadena de noticias.

CNN, por otro lado, señaló que los Baker fueron detenidos en la ciudad de Whitehorse y multados con 500 dólares por no cumplir con la cuarentena de 14 días. Igualmente, indicó que también fueron acusados de violar la Ley de Medidas de Emergencia Civil, lo que puede costarles 5.000 dólares y seis meses de prisión.

Una vez el caso fue publicado por la prensa local, Rodney Baker anunció que había renunciado como director de Great Canadian Gaming, una compañía que cuenta con varios hoteles y casinos en Canadá.

El país norteamericano determinó desde hace algunas semanas que las remotas comunidades indígenas forman parte del grupo prioritario del proceso de vacunación, por el riesgo que el coronavirus presenta en poblaciones alejadas de la infraestructura hospitalaria.