La medida, rechazada por el distrito escolar y que genera opiniones divididas entre los padres de las víctimas, se toma después de la masacre de 17 alumnos en la ciudad de Parkland, en febrero de 2018.

Sin llamar demasiado la atención, el gobernador republicano Ron DeSantis firmó la noche del miércoles la ley “de seguridad escolar”, aprobada la semana pasada por la Legislatura.

Esta permite a maestros y otros empleados de las escuelas portar armas en sus instituciones, después de pasar por una revisión de antecedentes, un examen psicológico y un entrenamiento.

Andrew Pollack, cuya hija Meadow de 18 años murió en el tiroteo el 14 de febrero de 2018, defendió este jueves decisión.

Tus tuits no hacen que nuestros estudiantes estén seguros“, escribió en Twitter, respondiendo a un comentario contra el porte de armas hecho por la presentadora de televisión Chelsea Handler.

Tus quejas no harán que nuestros estudiantes estén seguros. El partido republicano de Florida sí les da seguridad”, añadió.

Pero no todos los padres de las víctimas de Parkland, al norte de Miami, celebran la polémica medida.

Fred Guttenberg, padre de Jaime, quien murió en el tiroteo a sus 14 años, dijo que la ley es una “idea terrible… El próximo atacante escolar bien podría ser un maestro“, escribió.

Para implementar la medida, los distritos escolares deben aprobarla en sus jurisdicciones. Según el Tampa Bay Times, numerosos distritos del sur de Florida ya han manifestado que no lo aplicarán.

Sin embargo, el condado de Baker, ha salido en apoyo del plan. Además, este rotativo contactó a varios profesores del estado de Florida para conocer su opinión respecto al tema.

Por ejemplo James Washington, profesor en el condado de Pasco, dijo que es frustrante que les pidan que hagan eso (portar armas). “Sé que es voluntario en este momento, pero en algún momento, los estudiantes comenzarán a perder confianza y todos vamos a ser agrupados en este barril”.

Steve Stokes, por su parte, militar retirado y ahora profesor, apoyó la nueva ley. “Simplemente tiene sentido para los maestros como yo que tienen credenciales… Necesitamos más gente en el campus. Un oficial armado no es suficiente para proteger a 1,000 niños”, señaló al Tampa Bay Times.

El día del debate (miércoles) en la Casa Legislativa de Florida, este se extendió hasta más de 7 horas, donde demócratas gritaron en contra de la ley “de seguridad escolar” y políticos afrodescendientes mostraron su preocupación, basada en experiencias personales, sobre su preocupación en cuanto al racismo, indica el mismo medio.

Asimismo, varios republicanos defendieron esta nueva medida dando a conocer detalles que dejó la comisión creada para investigar las fallas del tiroteo en Parkland.

El representante Byron Donalds señaló: “Los verdaderos socorristas deben ser el personal escolar que ama a nuestros hijos. Ellos son los verdaderos primeros en responder porque están allí en el momento en que ocurre la tragedia”.