Orlopp, de 15 años, durante meses sufrió de constantes mareos, y además tenía una mejilla hinchada, dolores de mandíbula, cuello y cabeza. Además, no podía caminar en línea recta, “se tambaleaba como si estuviera borracha y tenía trastornos visuales”, relató la madre de la menor, citada por Manchester Evening News.

Los estudios, realizados en el Hospital de Niños Royal Manchester, revelaron que Orlopp sufría de una malformación conocida como Chiari e invaginación basilar, que ocurre cuando el tejido cerebral se extiende hacia el canal espinal, explica el diario británico.

La adolescente tuvo que someterse a una importante cirugía cerebral para extirpar parte de su cráneo para ayudar a aliviar sus síntomas, explica el mismo medio.

Aunque la operación ha ayudado a solucionar la malformación de Chiari, Erin todavía sufre de invaginación basilar, lo que provoca que todavía experimente mareos y trastornos visuales, por lo que es probable que tenga que pasar una vez más por el quirófano.

“En pocas palabras, mi cerebro se estaba cayendo por la parte inferior del cráneo, aplastando la médula espinal, lo que restringía el flujo de líquido espinal”, comentó Erin.

Su madre, por su parte, dijo a Manchester Evening News: “Una de las cosas más difíciles a la nos que enfrentamos es saber que no puede hacer algunas de las cosas que siempre disfrutó”.

A pesar de su difícil situación, los recurrentes mareos y los problemas de visión, Erin volvió al colegio, esperando que no tenga que volver a ser operada, finaliza el rotativo inglés.