De acuerdo con el diario El Español, Juan era un joven trabajador, apasionado por el motocrós y las corridas de toros. No se perdía ninguna de las festividades que se daban en su pueblo Petrer o en otros municipios cercanos.

Según los testigos, el ibérico se subió a unas escaleras y fue ahí “donde el toro lo cogió desprevenido, le dio en el gemelo izquierdo y no pudo recuperarse de la herida”, publica el mismo medio.

Juan, ensangrentado, salió como pudo de la plaza y un cirujano trato de ayudarlo, pero no pudo salvarle la vida por la gravedad de la cornada de 20 centímetros, que provocó un daño vascular grave, detalla ese rotativo.

El alcalde de Pinoso, Lázaro Azorín Salar, aseguró que las medidas de seguridad en la plaza de toros eran las adecuadas, mientras Francisco Albert, responsable de la organización del evento dijo que el joven no era “un novato”, y que asistía con frecuencia a las corridas y conocía los riesgos que implican. “Era un profesional y sabía lo que hacía”, cita El Español.

Azorín Salar suspendió los actos patronales del día viernes en Pinoso y declaró la jornada de luto: “En nombre del pueblo de Pinoso y en el mío propio, quiero trasladar mi más sincero pésame a la familia del joven en estos momentos tan difíciles”, escribió en su cuenta de Facebook.