A Clauvino, también conocido como ‘Baixinho’, le faltó el último filtro de seguridad para lograr su gran intento de escape, en donde pudo engañar a algunos oficiales, pero no a los últimos, que lo pillaron y lo dejaron en ridículo al grabarlo mientras le hacían quitar su disfraz, publica el diario local O Globo.

Aunque todavía no está confirmado, las autoridades creen que su hija, Ana Gabriele Leandro da Silva, lo ayudó a ejecutar el plan de fuga. Ella, en ese instante, estaba como visitante en la prisión. Además, sospechas que otros 8 visitantes, que en ese momento no tenían ninguna relación con ‘Baixinho’, también habrían ayudado al delincuente, explica el mismo medio.

Una de las visitantes que habría ayudado al narco estaba embarazada y se tiene la hipótesis que fue ella quien ingresó los artículos para disfrazar al preso. Una máscara, una peluca, ‘jeans’ ajustados y una camiseta rosada de mujer, detalla el rotativo brasileño.

Todos los sospechosos fueron arrestados y están siendo interrogados para determinar su papel en el intento de fuga.

Clauvino da Silva, de 42 años y sentenciado a 73 años y 10 meses de prisión, fue castigado y puesto en aislamiento. O Globo, por último, recuerda que este narcotraficante ya había intentado escapar de una cárcel en 2013 cuando se unió a otros 30 reos que huyeron por las aguas residuales del Instituto Penal Vicente Piragibe en el Complejo Gericino, pero que fueron recapturados minutos después.

A continuación, el video donde quitan disfraz a ‘Baixinho’: