A través de un comunicado, conocido por KRCRTV, el Departamento de Salud Pública del Condado de Butte informó que el sujeto recibió su diagnóstico positivo para COVID-19 al día siguiente de asistir al servicio.

Asimismo, indicó que esa persona ya se encuentra aislada en su casa, al igual que 180 feligreses que tuvieron contacto con él en la iglesia durante una celebración del Día de la Madre.

El medio señaló que, a raíz de lo sucedido, la PBFC por fin suspendió todos los servicios presenciales; ahora, la iglesia hace sus prédicas de manera virtual. En una de ellas, según el medio, el pastor Michael Jacobsen señaló que nunca fue su intención poner a su iglesia en peligro.

“Ese nunca ha sido mi deseo”, manifestó Jacobsen, de acuerdo con KRCRTV.

Al final, el pastor también mencionó que la persona contagiada —cuyo nombre no fue revelado— no presentó ningún síntoma de coronavirus el día que hizo su servicio, concluyó el medio.