Navalny viajaba de Siberia a Moscú en un avión que tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia cuando el líder opositor empezó a sentirse enfermo, dijo la vocera Kira Yarmysh.

“Creemos que Alexei fue envenenado con algo mezclado en su té. Eso fue lo único que bebió en la mañana”, detalló Yarmysh, y agregó que “los médicos dicen que el veneno fue absorbido rápidamente a través del líquido caliente”.

Navalny está en la unidad de cuidados intensivos para pacientes de toxicología en el Hospital de Emergencia de Omsk No. 1, confirmó la agencia de noticias estatal TASS.

El líder opositor, un abogado de 44 años, conocido por sus campañas anticorrupción contra altos funcionarios y sus críticas abiertas al presidente ruso Vladimir Putin, ha sufrido ataques físicos en el pasado.

En 2017 sufrió quemaduras químicas en un ojo cuando unos individuos le arrojaron en la cara un líquido verde usado como desinfectante.

Navalny, sus partidarios y sus familias son a menudo detenidos y sufren presiones de la policía en todo el país.