El hombre la apuñaló un día después de que ella fuera a una fiesta: él le reclamó por su estilo de vida rumbero y por consumir drogas, informó Daily Mail. Durante esa discusión, añadió el medio, Petrit le dijo a su hija que estaba “desperdiciando su vida”, a lo que ella respondió que no le importaba.

En un video conocido por 9 News se escucha a Petrit confesando el asesinato ante las autoridades y diciendo que su intención nunca fue matar a su hija, a quien también estranguló.

“Mi intención era asustarla. Algo se metió en mí, no sé, no puedo explicarlo, fue algo malo. Nunca quise hacerlo, solo trataba de asustarla”, manifestó el sujeto, según el medio australiano.

Trish Kelly, el juez a cargo del caso, calificó como “irónica” la reacción del asesino por la vida que llevaba su hija, pues en el pasado él pasó 4 años en la cárcel por tráfico de drogas, indicó Daily Mail.

Al final, el asesino fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional en los próximos 20 años, concluyó el medio.