Watson, en libertad bajo fianza, será acusado el próximo viernes de intento de asesinato.

El día antes del ataque (registrado el pasado 15 de mayo), el restaurante se negó a atender al sospechoso si no se protegía el rostro con un tapabocas, según el parte de la detención al que tuvo acceso a AFP.

El uso de la mascarilla no es obligatorio en el estado de Colorado, pero las autoridades recomiendan a los habitantes taparse el rostro cuando salen de sus hogares.

Testigos señalaron que Watson puso una pistola sobre el mostrador y le dijo al cocinero: “Puedo volarte los sesos ahora mismo”.

La noche siguiente, el acusado volvió al restaurante y luego de que le pidieran que se retirara, supuestamente golpeó al cocinero y comenzó a perseguirlo hasta afuera del local.

“Una vez allí, el sospechoso vociferó declaraciones del tipo ‘mejor cierra el pico y sírveme’, y después le disparó, le dijo a la policía la víctima, que se recupera en el hospital.

Citando a las autoridades, Telemundo señaló que Watson también es sospechoso de un tiroteo que se registró en Denver el pasado 23 de abril. Asimismo, reportó que la víctima resultó herida en el abdomen.