Las autoridades de la ciudad de Margate, donde hallaron el cuerpo de la mujer, están investigando este terrible suceso luego de identificarla gracias a las huellas dactilares, publica el diario local Sun Sentinel.

El pasado 15 de marzo, Lilian Argueta, dueña de un depósito de metales reciclados se espantó en el momento que abrió la nevera que había llegado a su negocio, el cual abrió con su esposo, Pedro Rodríguez, hace más de 15 años, indica el mismo medio.

El descubrimiento del cuerpo de Lacey no su hubiera logrado de no haber sido por la muerte de Jonathan Escarzaga, de 36 años, pues el congelador se encontraba en el apartamento de este hombre, que falleció el pasado 17 de febrero, detalla el rotativo estadounidense.

El dueño de ese apartamento contrató a una empresa para que se llevara todos los electrodomésticos y darle una renovación al lugar, para volver a alquilarlo. Ahí fue cuando la nevera llegó al depósito de Argueta.

Pensé que era una bruja o un maniquí… Dije: ‘No puede ser una persona’. Pero había mal olor”, señaló Lilian Argueta a Sun Sentinel.

Lo último que se supo de Heather Ann Lacey fue en noviembre de 2013 cuando realizó una publicación en redes sociales.

Mi papá hablaba con ella todos los días, hasta el Día de Acción de Gracias… Necesitaba ese teléfono para negocios, y cuando estaba desconectado, sabía que algo estaba mal”, explicó Amber Lacey, la hermana menor de Heather Ann a ese diario.

De acuerdo con el medio local, la familia de la mujer encontrada relató que después de la cesárea con la que dio a luz a su segundo hijo, empezó a tener dolores crónicos por lo que comenzó a tomar analgésicos, terminando con cocaína y otras drogas.

A partido de 2006, cuando tenía 23 años, se volvió prostituta y tuvo varios arrestos por esta práctica, además de porte ilegal de narcóticos. Después, en 2013, su familia avisó a la policía sobre su desaparición, finaliza Sun Sentinel.