Al finalizar el partido, Flores llegó a su casa y estaba tan sediento que decidió acercarse a la nevera y tomar un vaso de agua helada, aseguró su esposa Ingrid Távara al portal Perú21.

Seguido a esto, el joven empezó a sentirse muy mal pues “le dolía mucho el pecho” por lo que su esposa prefirió llevarlo al hospital más cercano pero murió durante este trayecto.

“El doctor nos dijo que había sufrido un paro cardiorrespiratorio fulminante por tomar agua helada, pues la digerió demasiado fría mientras el cuerpo se encontraba caliente”, explicó la viuda.

Según el médico, Flores padeció por un corte de digestión pues su cuerpo estaba a una temperatura elevada por la actividad física que realizó y al tomar este líquido, el frío pasó cerca a las arterias que irrigan al corazón y obligó al vaso sanguíneo a obstruirse y esto le produjo un infarto.

En estos casos, es recomendable mantener el cuerpo hidratado durante el entrenamiento y al terminar beber cantidades moderadas, según el portal Plano Informativo.