Entre los cuerpos hallados en la fosa común había los de cinco hombres con monos de color naranja, como los que llevaban los rehenes del EI, dijo el OSDH.

Las operaciones de búsqueda continúan y es posible que se encuentren más cadáveres, en donde podría haber otros 800 cuerpos sin vida, dijo Yaser al Jamees, funcionario local.

Fueron esposados y abatidos de una bala en la cabeza“, declaró Jamees, que dirige un equipo de socorristas.

La muerte remonta a por lo menos dos años, agregó, aclarando que era imposible identificar a los cuerpos inmediatamente.

También fueron hallados los cuerpos de tres mujeres al parecer decapitadas, indicaron las fuentes.

El equipo de Jamees descubrió la fosa común, situada al sur de Raqa, a principios de junio.

Este descubrimiento podría permitir identificar personas hasta ahora consideradas desaparecidas o esclarecer las circunstancias de la muerte de otras miles.

En enero, también cerca de Raqa, se descubrió una fosa común que contenía casi 3.500  cuerpos. Esa es la mayor fosa común hallada en zona que estuvo bajo control del grupo EI.

Otras ocho fosas comunes fueron halladas alrededor de Raqa, en el norte de Siria, una de las cuales, llamada “Panorama”, contenía más de 900 cuerpos.