La dictadura está derrotada, solo le queda la persecución“, dijo un disfónico Guaidó durante un acto con cientos de simpatizantes en Caracas al recordar la reciente detención del diputado opositor Gilber Caro, quien ya estuvo 17 meses preso entre enero de 2017 y junio de 2018.

“El mismo día salieron, casualmente, once notificaciones a ser investigados por el Sebín, que se presentaran, casualmente todo mi entorno”, añadió Guaidó.

Indicó luego que entre los citados están el asistente de Roberto Marrero, su detenida mano derecha, así como su abogado y otras personas que se emplean en el Parlamento y forman parte de su círculo íntimo.

Según Guaidó, Maduro ordenó estas acciones porque tiene “miedo de cara al primero de mayo“, cuando los opositores marcharán en todo el país para reclamar el “cese de la usurpación” que aseguran hace el líder chavista de la presidencia, así como la instalación de un gobierno transitorio que convoque a “elecciones libres”.

“Es evidente que el régimen (de Maduro) tiene pánico de lo que estamos haciendo”, insistió.

Venezuela atraviesa por un momento de elevada tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato que no reconocen la oposición y buena parte de la comunidad internacional y, en respuesta, Guaidó proclamó un Gobierno interino que cuenta con el respaldo de más de 50 países.