Maduro abandonó el proceso de negociación con excusas falaces: tras más de 40 días en los que se han negado a continuar en el mismo, confirmamos que el mecanismo de Barbados se agotó”, señaló Guaidó.

Las conversaciones en busca de salidas a la grave crisis política y económica venezolana, que comenzaron en Noruega y se trasladaron posteriormente a Barbados, están congeladas desde el 7 de agosto por decisión del oficialismo.

Quienes usurpan el poder han bloqueado una salida pacífica, rechazando discutir y acordar una propuesta sensata realizada por nuestra delegación para ponerle fin a este conflicto”, añadió el documento.

Sin embargo, Guaidó declaró disposición a “asumir cualquier solución posible” que “ponga fin al sufrimiento de los venezolanos”.

El pasado 6 de septiembre, Maduro amenazó con mantener congelado el diálogo hasta que Guaidó “rectificara”, luego de que el opositor fuese acusado penalmente por un presunto plan -denunciado por el régimen- para “entregar” a trasnacionales El Esequibo, territorio rico en recursos que Caracas reclama a Guyana, a cambio de reconocimiento.

O rectifican o no nos ven la cara más“, advirtió entonces el mandatario socialista.

Uno de los negociadores de Guaidó, Stalin González, había dicho el 2 de septiembre que la oposición estaba preparada para retomar los contactos.

No obstante, Guaidó había aseverado que las conversaciones no habían funcionado, dejando en el aire su reanudación.