Carolina Romero, prima de Sebastián, le contó a El Tiempo que si bien un compañero de apartamento auxilió al joven, “todo sucedió muy rápido”: para el momento en que el servicio médico llegó, el colombiano ya había partido de este mundo.

El diario capitalino indicó que, ante la imposibilidad de sus padres de pagarle la carrera de Medicina en Colombia, decidió probar suerte en Argentina, donde finalmente consiguió un cupo en la Universidad Nacional de Rosario.

Ahora, en medio del doloroso momento que viven los familiares del joven, ellos buscan la forma de traer de vuelta su cuerpo, algo que ha resultado bastante difícil por la escasez de dinero, señaló el mismo medio.

“No tenemos ningún apoyo y cada día que pasa la repatriación de Sebas se vuelve más compleja”, manifestó la prima del joven a Semana.

Carolina agregó que ella, su familia y varios amigos han hecho diferentes actividades para recaudar los 25 millones de pesos que cuesta la repatriación; sin embargo, según El Tiempo, aún les faltan unos 12 millones.

“Estamos contra el tiempo”, aseguró la mujer, ya que, “entre más días pasan, los costos de la repatriación van subiendo y los requisitos de hacer ese procedimiento aumentan”, explicó la revista.

Estos son los datos de contacto que Carolina les dejó a estos medios, en caso de que alguna persona quiera ayudar a su familia:

  • Correo: caritorome@gmail.com
  • Celular: (+57) 317 5159278