“Es hora de sacar de su casa los horribles carteles de esa fea gorda”, decía la carta anónima, y en seguida añade:

“Qué desgracia para el barrio. De hecho, toda su prole es una desgracia para el vecindario. Considere mudarse a un vecindario de su especie. ¡Sus vecinos lo están vigilando!”.

Este año, debido a la pandemia, muchas de las celebraciones de graduación se cancelaron, y por eso se convirtió en una práctica común exhibir fotos de los graduados en la ventanas y paredes de las viviendas, e incluso enterradas en el césped (como los avisos de candidatos electorales).

Las gemelas Xanah y Xarah Sproul se graduaron con honores de la secundaria de Yulee, y sus padres exhibieron en la fachada de su casa las fotos de ambas.

Las dos estudiantes le restaron importancia a la carta, al señalar a los medios que se trata de una persona que no está en sus cabales.

“Adelante chicas”, “¡Nno dejen que nadie las detenga!, ¡futuras doctoras!!!”, son algunos de los mensajes que han recibido en las redes sociales.

La jóvenes gemelas, que fueron líderes en la banda escolar y miembros de la Sociedad Nacional de Honores, ingresarán la Universidad de Saint Leo este año.

La familia demandó el hecho ante la Oficina del Alguacil del Condado de Nassau, que examinará si hay huella dactilares en la carta.

En Estados Unidos los incidentes racistas se han multiplicado y han ganado mayor visibilidad desde mayo pasado tras la ola de protestas nacionales contra la discriminación y los abusos policiacos debido a la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis (Minesota).