De acuerdo con la defensa, Estados Unidos violó “el principio de lealtad penal” en este caso debido a que cometió “falsedad integral” en su pedido al país africano para facilitar la extradición del colombiano.

Los abogados, que presentaron este mes un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional de Cabo Verde y un recurso de oposición, sostienen que “los actos imputados” en contra de Saab en la solicitud son todos falsos.

La defensa, igualmente, afirmó que la idea de que el empresario colaboró y proporcionó pruebas de sus supuestos delitos, como figura en el pedido de extradición de EE. UU., es una “maniobra irrazonable para poner el caso en una ruta de colisión con Venezuela”.

“Nada de esto ha pasado. Los hechos reportados como ocurridos en el estado de la Florida nunca han tenido lugar. Saab nunca ha cometido ningún acto delictivo en territorio estadunidense”, enfatizaron.

En ese sentido, los abogados del barranquillero rechazaron la intención del país norteamericano de actuar más allá de su jurisdicción nacional. Además, puntualizaron que Saab “tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela en tránsito por Cabo Verde”.

La última palabra sobre la extradición del empresario colombiano, que fue arrestado el 12 de junio en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral, la tiene el Tribunal de Apelaciones de Barlavento.