A pesar de que habían respetado rigurosamente la cuarentena obligatoria, Tony Green y su esposa invitaron a varios de sus parientes a su casa para compartir una pequeña reunión luego de que levantaran algunas restricciones en esa ciudad, indicó el noticiero KDFW.

“Todos me han asegurado que no es mi culpa, pero el virus se extendió porque tuve la idea de reunirnos. Estoy teniendo un momento difícil con esta situación”, manifestó el hombre en este mismo medio.

El informativo, adicionalmente, señaló que 14 miembros de la familia Green fueron diagnosticados con la enfermedad respiratoria 13 días después de que se llevará acabo el asado. Incluso, señaló que uno falleció hace algunos días.

Tony, que confesó que ninguno uso tapabocas durante la parrillada, también terminó contagiado con el coronavirus y estuvo internado una semana en un centro médico de Dallas debido a que el coronavirus afectó su sistema nervioso, agregó el noticiero estadounidense.

“No nos sentimos enfermos de inmediato, sin embargo, dimos positivo luego de someternos a los exámenes. Esto no es solo un brote peligroso, es extremadamente contagioso”, enfatizó Green.

La doctora Priya Subramanian, especialista en enfermedades infecciosas, aseguró finalmente en el noticiero KDFW que el caso de esta familia sirve de ejemplo para que las personas tomen conciencia y respeten las medidas preventivas.