Los usuarios australianos de Facebook no podían consultar los enlaces de información de los medios locales o internacionales y las personas que viven en el extranjero tampoco tenían acceso a las informaciones australianas.

El ministro australiano de Finanzas, Josh Frydenberg, tildó la medida de Facebook de “inútil y autoritaria” que va “a empañar su reputación en Australia“.

Frydenberg declaró que su gobierno está “totalmente decidido” a poner en marcha su proyecto de ley destinado a forzar a las plataformas digitales a remunerar a los medios por el uso de sus contenidos.

El proyecto fue adoptado la semana pasada por la Cámara de Representantes y ahora se debate en el Senado.

Lo que confirman los acontecimientos de hoy a todos los australianos es la posición dominante de estos gigantes en nuestra economía“, agregó unas horas después de asegurar en Twitter, que había mantenido una “conversación constructiva” con el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg.

Este jueves, las cuentas en la red social de los servicios de incendios, de salud y meteorología, que sirven para alertar a la población, también dejaron de funcionar.

Un portavoz de Facebook aseguró que las páginas oficiales del gobierno “no deberían verse afectadas” por las represalias y prometió el restablecimiento de todas las páginas que se vieron “afectadas por descuido”.

Otras páginas web del país también se han visto afectadas por esta medida y su funcionamiento se normalizaba con las horas.

La directora de la ONG Human Rights Watch (HRW) en Australia, Elaine Pearson, tildó el bloqueo de “preocupante y peligroso”.

“Cortar el acceso a informaciones vitales a todo un país en plena noche es inadmisible”, declaró.

El gobierno australiano, así como los grupos de prensa, están preocupados por una eventual proliferación de informaciones falsas. Porque las cuentas de Facebook que lanzan teorías complotistas o falsas informaciones no se veían afectadas por esta medida.

El ministro de Comunicaciones Paul Fletcher invitó a Facebook a reflexionar “cuidadosamente” sobre el bloqueo de las webs de organizaciones que emplean a periodistas profesionales y que tienen una política editorial y de verificación de informaciones.

La red social aseguró que no tiene más alternativa que volver a bloquear estas informaciones.