Elizaveta, con 22 años en ese entonces, además de matar a puñaladas a su hermana Stefania, de 17 años, también le sacó los ojos y luego le mutiló las orejas, en un reprochable acto de celos, publica el diario The Sun.

La fiscalía de la ciudad de San Petersburgo dice que Elizabeta asesinó a Stefania a sangre fría y que la torturó solo para causarle dolor porque le tenía envidia.

Las 189 puñaladas que le propinó fueron en la cabeza, el cuello, el pecho, las piernas y los brazos hasta dejarla irreconocible. Además, le sacó los ojos y le mutiló las orejas, detalla el rotativo británico.

Aunque todas las pruebas la incriminan, Elizaveta sigue negando haber cometido el crimen y acusa a Alexei Fateev, de 44 años, quien era el novio de su hermana Stefania.

Sin embargo, el hombre testificó ante las autoridades que fue él quien retuvo a la asesina para que no huyera luego de encontrarla junto al cadáver ensangrentado, explica el mismo medio.

La madre de las hermanas, Oksana Dubrovina, dijo en una entrevista al periódico Komsomolskaya Pravda que Elizaveta señaló a Fateev como el verdadero asesino. Que, según ella, la mató porque Stefania habría realizado fotografías desnuda y videos para adultos, lo que había generado un ataque de celos del hombre, indica The Sun.

Ahora, Elizaveta Dubrovina enfrenta un juicio en donde podrán condenarla hasta 26 años de prisión, finaliza ese diario.