El submarino se encuentra a unos 2.400 metros de profundidad y se localizó en una campaña que puso en marcha por los recientes avances tecnológicos en exploración submarina, en particular con la utilización de nuevos sonar y drones, explicó la ministra de Defensa, Florence Parly en un comunicado.

Parly, que dijo unirse a la “emoción” de las familias por la noticia, manifestó su esperanza de que esto los ayude en su duelo. Además, anunció que se organizará una ceremonia conmemorativa con ellas en el mar en memoria de los 52 militares fallecidos.

El pasado mes de octubre, esas familias habían pedido la reanudación de la búsqueda, algo que se produjo finalmente el pasado día 4 con nuevos medios tecnológicos.

Dentro de ese dispositivo, el martes llegó el barco estadounidense ‘Seabed Constructor’ que fue el que acabó dando con el submarino después de que los especialistas hubieran acotado una zona donde era probable que se encontrara.

Para eso se utilizaron, entre otras cosas, señales sísmicas y una cartografía del fondo marino.

El ‘Seabed Constructor’, propiedad de la empresa estadounidense Ocean Infinity, fue el que permitió localizar en noviembre pasado el submarino argentino ‘ARA San Juan’, que se hundió en el Atlántico con sus 44 tripulantes el 15 de noviembre de 2017.