Este pueblo perdido en los bosques de New Hampshire, cerca de la frontera con Canadá, ha mantenido una tradición desde 1960, que le ha valido el título de “Primero de la nación”.

Además del pueblo cercano de Millsfield, que también abre las urnas durante la madrugada, la mayoría de los colegios electorales de la costa este, para las elecciones en EE.UU. 2020, abrirán a las 6:00 o 7:00 de la mañana, hora local de este martes.

Un tercer pueblo de la región, que siguió la misma tradición, canceló la votación de la noche debido a la pandemia de coronavirus.

La votación en Dixville Notch duró solo unos minutos, igual que el recuento y el anuncio de los resultados: cinco votos para Joe Biden, ninguno para el presidente republicano, Donald Trump, que se postula para un segundo mandato.

Les Otten, “un votante republicano de toda la vida”, dijo que votaría por Biden.

“No estoy de acuerdo con él en muchas cosas, pero creo que es hora de encontrar lo que nos une, no lo que nos divide“, dijo en un mensaje publicado en la cuenta de Twitter del pueblo.

Las leyes electorales de este pequeño estado del noreste permiten a los municipios de menos de 100 habitantes abrir sus centros de votación a la medianoche y poder cerrarlas cuando todas las personas inscritas en los padrones electorales hayan emitido su voto.

Pero ser el primero no convierte a Dixville Notch en un oráculo: en 2016, la candidata demócrata Hillary Clinton derrotó a Trump, quien finalmente llegó a la Casa Blanca.

Eso quiere decir que nada está definido en un país que vive unas de las elecciones presidenciales más agitadas de la historia reciente, en las que, incluso, hay temor por el creciente porte de armas y posibles actos de violencia si Biden gana las elecciones.

Los 5 votos depositados por Biden en el pueblo de Dixville Notch no son más que un dato curioso, pues en estados determinantes como Florida persistía este lunes el empate entre Biden y Trump.