Lasso, un exbanquero conservador que ganó las elecciones en segunda vuelta, aseguró que “razones humanitarias” obligan a Ecuador a regularizar la situación migratoria de decenas de miles de venezolanos que han llegado al país.

“Sin duda alguna implica un mayor estrés para la economía ecuatoriana en un momento que no hay empleo para los ecuatorianos, pero apelaremos al apoyo financiero internacional para financiar proyectos de regularización e incorporación en la economía”, expresó el mandatario electo Guillermo Lasso.

Según las autoridades ecuatorianas, viven en el país más de 350.000 venezolanos. La mayoría se encuentra en la provincia de Pichincha, donde está la capital, Quito.

La ONU estima que hay 5,4 millones de migrantes y refugiados venezolanos en el mundo, de los cuales menos de la mitad tienen documentos.

En Colombia, el número aproximado de migrantes venezolanos es de aproximadamente 1.700.000 personas.

Por su parte, el número de migrantes de Venezuela en Ecuador es de 500.000 personas.

Desde 2019, cuando Ecuador empezó a regular la situación migratoria de los venezolanos, al menos 192.000 personas de esa nacionalidad recibieron una visa humanitaria cuya duración es de dos años y puede ser renovada una sola vez.

Colombia inició en marzo un plan para regularizar de manera temporal a alrededor de un millón de migrantes indocumentados que llegaron huyendo de la crisis de Venezuela. El proyecto les permite transitar en ese país y les da un plazo 10 años para adquirir una visa de residentes.

Lasso no invitará a Nicolás Maduro a su posesión

Al ser consultado sobre su posición sobre el gobierno de Venezuela, Lasso se limitó a “ratificar” sus “convicciones democráticas”, para terminar con la “penosa migración de hermanos venezolanos en todo el mundo”.

En contra del mandatario Nicolás Maduro, Lasso dijo que invitará a su ceremonia de investidura el próximo 24 de mayo al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países.