Durante la reunión de los países del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca que se adelanta en Bogotá, el mandatario negó que la reunión busque acciones de fuerza en el país petrolero, citó la agencia de noticias Sputnik.

“Muchos trataron de afectar este llamado meses atrás diciendo que era un llamado con tintes guerreristas; todo lo contrario, hoy queda más vivo que nunca el verdadero espíritu del TIAR es el de la coordinación por la defensa de la paz”.

Añadió que el propósito es tomar medidas conjuntas para estrechar el cerco diplomático contra Maduro:

“Aquí no hay acciones unilaterales ni invitaciones al uso de la fuerza, aquí lo que hay es una invitación constante a que el cerco diplomático se profundice pero que las sanciones de cada uno de nosotros sean cada vez más efectivas (…) y mantengan vivo el espíritu de un continente que quiere hacer efectiva la Carta Democrática Interamericana”.

Además, denunció de nuevo que el régimen ha patrocinado a grupos armados ilegales que desde su territorio y con su consentimiento han hecho planes para atacar a la población colombiana, indicó la Presidencia:

“Quiero ser muy claro en que en territorio venezolano, con el auspicio de la dictadura de Nicolás Maduro, se encuentran los más representativos cabecillas del grupo armado organizado terrorista Eln, y también que en territorio venezolano, con el auspicio la dictadura de Nicolás Maduro, se encuentran los cabecillas de las disidencias de las Farc o, para ser más precisos, los cabecillas de los grupos armados organizados residuales que pretenden controlar negocios de narcotráfico y de minería ilegal”.

“Latinoamérica hoy más que nunca necesita elevar su voz, y la coordinación de sanciones y acciones que podamos emitir desde acá será un paso más para avanzar hacia la reconstrucción democrática de Venezuela”, puntualizó Duque.

El gobernante afirmó que es necesario el TIAR porque el Gobierno de Maduro representa “una amenaza a toda una región” y está “desangrando al pueblo venezolano”, lo que ha generado el éxodo de más de 4 millones de ciudadanos, de los cuales 1,5 millones han llegado a Colombia, el mayor receptor de migrantes de ese país en la zona.

En la reunión del TIAR participan también cancilleres y representantes de 16 países, así como el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que evalúan la aplicación de medidas judiciales, jurídicas y policiales contra personas cercanas a Maduro.

La invocación del TIAR en la crisis venezolana comenzó en septiembre pasado durante la Asamblea General de la ONU, cuando varios países se comprometieron mediante una resolución a identificar y sancionar a personas y entidades asociadas con Maduro y que estén vinculadas con actividades ilícitas, corrupción o violaciones de derechos humanos.

Para aprobar cualquier medida, es necesario el voto a favor de al menos 13 de los 19 países del TIAR, una especie de OTAN americana que han recuperado los países de la región después de décadas prácticamente en el olvido con el fin de presionar al Ejecutivo de Maduro.