El presidente saliente de EE. UU. llegó a Florida a bordo del avión Air Force One procedente de la base aérea Andrews, en Maryland, a las afueras de Washington.

A lo largo de la carretera que conduce desde West Pam Beach, donde está el aeropuerto, hasta el exclusivo club privado Mar-a-Lago, centenares de seguidores de Trump se concentraron para darle la bienvenida con banderas, carteles, camisetas y gorras con los colores de la bandera de EE. UU., como lo registra este trino de AFP:

Otro trino muestra a los simpatizantes de Trump que lo esperaban en las calles de Florida, con el texto explicativo de que había más gente esperando a Trump en Florida de la que asistió a posesión de Joe Biden. ¡Vergüenza!”:

Desde que Trump perdió las elecciones contra el desde hoy presidente Joe Biden, los vecinos del club Mar-a-Lago han expresado su preocupación de que Trump sea su vecino permanente, si se tiene en cuenta que la alcaldesa de Palm Beach, Gail Coniglio, y el Consejo Municipal han recibido manifestaciones por escrito en ese sentido en las últimas semanas.

CNN informa que el traslado del exmandatario al exclusivo club construido en 1924 y adquirido y remodelado por Trump en 1985 supone trancones y esquemas de seguridad que protegen a Trump, pero no a sus residentes del ruido y la algarabía que acompañan al controvertido expresidente.

Dos colombianas residentes del área le dijeron a CNN que lo que más afecta la tranquilidad del lugar son los trancones vehiculares que se forman antes y durante el paso de la caravana de Trump, que ahora como expresidente se espera que no sean tan disruptivas.

El medio, que dice que la presencia de Trump en esa exclusiva área de Florida sería un dolor de cabeza para los vecinos, señala que uno de los acuerdos a los que Trump se comprometió cuando adquirió la propiedad es que nadie, ni siquiera él, puede superar los 14 días de permanencia al año, divididos en dos periodos y no acumulables para disfrutarlos completos.

No obstante, los vecinos del lugar dicen, citados por The Palm Beach Post, que el expresidente hizo trampa y se ha logrado quedar muchos más días al año de lo permitido, mientras fue presidente, a juzgar por los prolongados periodos en los que llegó a gobernar desde la mansión e incluso invitó a los presidentes de China y Japón a pasar allí algunos días.

Este trino muestra el momento en que los camiones de mudanza con los enseres de Donald Trump y su esposa Melania llega al club Mar-a-Lago:

Algunos simpatizantes de Donald Trump se congregaron en la base aérea Andrews y lo despidieron con la canción YMCA, del grupo Village People:

Estas son imágenes de Mar-a-Lago, nuevo sitio de residencia del expresidente Donald Trump:

Getty Images
Getty Images
El expresidente de 74 años compró la mansión en 1985 por 10 millones de dólares y la convirtió en un club privado, que se ha convertido en su casa de invierno durante los últimos años. / Getty
El expresidente de 74 años compró la mansión en 1985 por 10 millones de dólares y la convirtió en un club privado, que se ha convertido en su casa de invierno durante los últimos años. / Getty