“El presidente Trump y la Primera Dama fueron vacunados en la Casa Blanca en enero”, dijo a la AFP sin más precisiones una fuerte cercana al expresidente.

El domingo, en su primer discurso desde que dejó el poder el 21 de enero, Trump dijo que “todos deberían vacunarse“. Un comentario que generó un cierto alivio debido a que muchos de sus simpatizantes se muestran escépticos sobre las vacunas.

No está claro si Trump, quien durante meses se negó a usar en público mascarilla para protegerse de la enfermedad, y la ex primera dama recibieron la primera o ambas dosis de la vacuna.

Tampoco ha trascendido cuál de las vacunas aprobadas en aquel momento en Estados Unidos recibieron, la de Moderna o la de Pfizer.

A diferencia de países como Colombia, en Estados Unidos la vacunación ya lleva un tiempo y no está restringida a ciertos grupos poblacionales, por lo que el hecho no habría revestido mayor problema. Además, Trump ya tiene 74 años y perfectamente podría ser priorizado para recibirla.

A comienzos de octubre, Trump se contagió del coronavirus causante del COVID-19 y estuvo hospitalizado durante varios días. Sin embargo, todavía es difícil establecer por cuánto tiempo permanecen los anticuerpos en el cuerpo de una persona recuperada, por lo que haber recibido una dosis tampoco estaría de más. Incluso en Colombia se comenzará a vacunar a estas personas.