La compañía, con sede en Washington, también anunció que continuará las discusiones para explorar la posible compra de la aplicación de videos china, proceso que prometió completar a más tardar en septiembre próximo.

La decisión fue dada a conocer luego de que Satya Nadella, CEO de Microsoft, conversara con el presidente Donald Trump, quien el viernes pasado anunció su intención de prohibir la plataforma digital.

“Nos moveremos rápidamente para continuar las negociaciones con la empresa matriz de TikTok. Además, nos comprometemos a adquirirla sujeto a una revisión de seguridad completa y a proporcionar los beneficios económicos adecuados para Estados Unidos”, señaló la firma tecnológica en su blog corporativo.

Fuentes cercanas a la Casa Blanca, consultadas por Reuters, aseguraron que varios asesores le recomendaron a Trump no prohibir –por el momento– la aplicación, ya que alejaría a un sector de la población antes de las elecciones presidenciales.

La agencia de noticias, igualmente, indicó que algunos de los congresistas republicanos más importantes instaron al mandatario estadounidense a que apoyará la compra de TikTok por parte de Microsoft.

Las conversaciones entre ambas compañías, que serán vigiladas por el Comité de Inversión Extranjera (CFIUS), partirán de la “propuesta preliminar” que implica la adquisición del servicio en EE. UU., Canadá, Australia y Nueva Zelanda, países que actualmente no tienen una buena relación con China.

A pesar de su gran éxito y popularidad en varias naciones del mundo, TikTok ha levantado grandes sospechas debido a sus supuestos vínculos con el Partido Comunista del gigante asiático.

Las tensiones entre Washington y Beijing han aumentado en los últimos meses producto de la intensa pelea comercial, las disputas en torno a la pandemia del COVID-19 y la nueva ley de seguridad nacional impuesta en Hong Kong.