La historia relata que el 19 de abril de 1943 Albert Hofmann, conocido como el padre del LSD (droga psicoactiva), quiso comprobar los efectos de esa sustancia y tomó una dosis. Unos minutos después, comenzó a alucinar y uno de sus ayudantes tuvo que llevarlo hasta su casa porque el científico no estaba en las condiciones para hacerlo solo, señaló El Economista, de España.

En aquella época, Suiza vivía en guerra y había complicaciones en sus sistemas de transporte tradicional, por lo que el recorrido lo hicieron en bicicleta, situación que incrementó las alucinaciones de Hofmann, haciendo famoso su viaje a casa entre los habitantes de ese país, reseñó el medio.

Posteriormente, el 19 de abril de 1980, el profesor de la Universidad del Norte de illinois, Thomas Roberts, nombró esa fecha para la conmemoración del Día de la Bicicleta recordando al químico suizo, hecho que, con el pasar de los años, fue apropiado por varios países.

Desde entonces, anualmente, el 19 de abril es conocido por el ‘Día Mundial de la Bicicleta’, sin embargo, en el año 2018 la Organización de Naciones Unidas (ONU) decidió proclamar el 3 de junio como el ‘Día Internacional de la Bicicleta’.

Aunque no existen explicaciones oficiales del por qué la ONU decidió cambiar públicamente la fecha, medios internacionales explican que se debió a que el organismo no creía conveniente asociar una droga con la bicicleta, pues su objetivo es “promover el uso de la bicicleta como medio de transporte” que genera bienestar en la salud y recreación.

El diario Milenio (México) también resaltó esta historia y agregó que “la bicicleta es un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico; por ello, la ONU declaró un día para celebrarle”.