Del 5 al 11 de octubre se celebrará la primera edición del festival de música “Ciudad feliz”, ideada por el alcalde, el cual prohibirá, entre otras cosas, músicas tristes y libros que terminen mal entre las 8 de la mañana y las 10 de la noche.

“Considerando la velocidad a la que una emoción negativa puede difundirse y causar devastación y el riesgo elevado de mal humor al llegar el otoño, así como las reducidas tasas de sol, el alcalde pide no dejar entrar a nuestro territorio (…) a nadie que pueda impedir la expresión de esa emoción (la felicidad)“, dice el decreto.

El texto, con fecha del 13 de septiembre, exige “prohibir la difusión de cualquier música que pueda ser percibida como deprimente o triste, filmes, historias o libros que terminen mal“.

Pide además “producir endorfinas, hormonas del bienestar, riendo al menos tres veces diarias“.