El mandatario local, igualmente, aseguró que la declaración de la emergencia “ayudará a todas las autoridades locales a responder de manera rápida y oportuna a cualquier impacto de la tormenta”.

DeSantis, que se encuentra en Tallahassee, también señaló que no está previsto por el momento evacuar los centros médicos del sureste de Florida, donde está el epicentro actual del COVID-19 en Estados Unidos.

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), las lluvias y vientos de las bandas exteriores de Isaías van a sentirse fuertemente esta noche en varios condados. Asimismo, el ciclón impactará este domingo al norte de Miami y Fort Lauderdale, las ciudades más pobladas de la zona.

Debido a la emergencia sanitaria del coronavirus, los preparativos para la llegada del huracán han tenido que ser diferentes. Sin embargo, la agencia de manejo de emergencias del estado indicó que dispone de 20 millones de tapabocas, 22 millones de guantes, 10 millones de trajes especiales, 1,6 millones de pantallas faciales y 20.000 termómetros.

El gobernador reiteró que están completamente preparados para una situación de último momento añadida a la de la pandemia. Florida es actualmente la región con más casos de COVID-19 del país norteamericano.

En ese estado, de acuerdo con el último balance publicado por la Universidad Johns Hopkins, se han presentado cerca de 470.389 contagios confirmados y 6.966 muertes asociadas a la enfermedad respiratoria.